• Junio

    11

    2014
  • 294
  • 0

PUTA LIBERADA TRAS SER VENDIDA

PUTA LIBERADA TRAS SER VENDIDA

El calvario de Dorina P. empezó a sus 17 años y acabó el pasado 19 de marzo, cuando agentes del Cuerpo Nacional de Policía lograron liberarla y detener al hombre que la agredió y explotó como puta durante tres meses (de diciembre a marzo). Originaria de Rumanía, la mujer fue captada por primera vez cuando era menor de edad por dos compatriotas, George-Inout B. y su pareja Cristina. Entonces la joven sabía que iba a ejercer la prostitución, según la fiscal encargada del caso. De lo que no tenía idea era de las condiciones de semiesclavitud a las que la someterían.
Dorina P. fue puta primero en Italia, y posteriormente la trasladaron a Llers, en Figueres, donde la pareja la explotó en un club, el Moonight. La situación duró siete meses. Durante ese tiempo, los proxenetas se valieron de la excusa de una deuda de 500 euros para quedarse con todo lo que la joven ganaba, algo que a ella no le dijeron cuando aceptó trabajar como puta. Pero lo peor llegó en diciembre del año pasado, cuando el matrimonio decidió marcharse de España, y vendieron a la joven por 1.500 euros a Daniel C., según ella misma pudo escuchar en conversaciones entre los tres. La víctima, que en marzo cumplió 19 años, entró entonces en una situación salvaje de agresiones y explotación, según fuentes del Cuerpo Nacional de Policía. La mujer contó a los agentes el calvario sin fin al que le sometió el nuevo proxeneta. Dorina P. trabajaba ininterrumpidamente. Cuando no estaba en el Moonight, debía ejercer como puta en un piso en Figueres, en el que vivía. El detenido buscaba a clientes en locutorios, en kebabs y entre conocidos, con los que debía acostarse en la vivienda. La situación llegó hasta tal extremo que la víctima contó a personas de su entorno que deseaba suicidarse. Y eso, sin saberlo, fue su salvación. Una de esas personas, hoy testigo protegido, al escuchar la situación que estaba viviendo Dorina P., llamó a su familia en Rumanía y les explicó lo que sucedía. Estos a su vez contactaron con la familia de Dorina P., que desconocía por completo la vida que llevaba su hija en España. Al enterarse, avisaron a las autoridades judiciales de su país, que contactaron con la Embajada en España, y estos con el Cuerpo Nacional de Policía. Los agentes del Grupo I de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales de Barcelona lograron finalmente dar con la joven que conocía la cruda realidad de Dorina P., y les contó que temía por su vida.

puta

puta

PUTA LIBERADA TRAS SER VENDIDA

DEJA UN COMENTARIO

You comment will be published within 24 hours.

Cancel reply
© Copyright 2015 ROSELLÓN 315 BARCELONA